“No es la carne y la sangre, sino el corazón lo que nos hace padres y hijos”.

Friedrich Schiller