Cada 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT, como recordatorio de los disturbios ocurridos en Stonewall, en Nueva York, que marcaron el inicio del movimiento de liberación homosexual, que defiende la causa de las personas que tienen una orientación sexual distinta a la hetero.

En la fecha que se recuerda, el  28 de junio de 1969 en el barrio de Greenwich Village (New York), durante una redada de la policía para arrestar a homosexuales, las personas presentes en el local se rebelaron contra los abusos policiales, y generaron una movilización que inició protestas ciudadanas que fueron creciendo con el correr de los años.

Más de 70 países en todo el mundo aún penalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo; los abusos por intolerancia siguen además representando graves lesiones e incluso la muerte en algunas partes del mundo; la orientación sexual o simplemente la apariencia diferente, suele significar aún graves problemas para la integridad emocional y física de la comunidad LGBT.

A pesar de toda la adversidad, la comunidad LGBT se mantiene unida y trata de defender sus derechos en distintas partes del mundo.