En su 59na edición del Festival de la Canción de Eurovisión 2014,  uno de los eventos más importantes del viejo continente, tuvo como ganador al país de Austria (vuelve a ser ganador después de 48 años) con el tema “Rise like a Phoenix” representada por Conchita Wurst, un Drag Queen cuyo verdadero nombre es Thomas Neuwirth, lo particular de ésta concursante es que se presentó vestida de mujer pero mostrando una tupida barba. Entre sollozos Wurst dijo: “Esto está dedicado a todos quienes creen en un futuro de paz y libertad”.

Cabe señalar que en octubre 2013, el Ministerio de Información de Bielorrusia recibió una petición para que la emisora ​​estatal BTRC no emitiera la actuación de Wurst en Eurovisión. En la petición se alegaba que Eurovisión se convertiría “en un semillero de la sodomía”. En diciembre, una petición similar se produjo en Rusia.